lunes, 16 de septiembre de 2013

           Siria: el rayo que no cesa

                                                Guiando un tribunal de tiburones,
                                                como con dos guadañas eclipsadas,
                                                con dos cejas tiznadas y cortadas
                                                de tiznar y cortar los corazones...


                                                                           Miguel Hernández












Como cualquiera puede puede comprobar, en los últimos meses he dedicado muchas horas a intentar que la verdadera historia y las razones del holocausto sirio sean conocidas: los medios de comunicación españoles se han limitados a servir de altavoces a las mentiras puestas en circulación por la CIA y el Departamento de Estado norteamericano. A pesar de que el tiempo me urge, ya que pasado mañana saldré de viaje hacia Italia, hago un esfuerzo más para rematar la labor hasta aquí realizada con esta nueva entrada en la que muestro cómo testigos privilegiados y absolutamente fiables de los acontecimientos sirios testimonian, sin ningún género de dudas, que el ataque con armas químicas fue obra de las milicias yihadistas y no del Ejército fiel al Gobierno legítimo de Damasco.

Será mi última contribución, por el momento, para contrarrestar la desinformación orquestada de la que somos víctimas en la mayor parte de los países occidentales, sobre todo los que, como España, están vinculados a la OTAN, es decir, que su política exterior está subordinada a los intereses de Estados Unidos, la potencia Imperial. Será importante que lo haga porque hoy hemos conocido oficialmente el resultado del informe de los investigadores de la ONU acerca del empleo de estas armas, que, como era de esperar, no se pronuncia sobre la autoría para no dejar en entredicho al presidente Obama y, junto a él, a la mayor parte de los gobiernos de las naciones occidentales, especialmente los de Francia y Gran Bretaña. 

¿Hay alguien en su sano juicio que esperara otra cosa? ¿Acaso si el Gobierno sirio fuera culpable, el informe no lo señalaría con fulminante claridad? Ya es algo que el informe de los investigadores de la ONU no mienta, pero dejar en entredicho a Estados Unidos y a la mayor parte de los gobiernos occidentales vinculados a la OTAN era demasiado esperar. Y es que, solamente con la complicidad de la ONU puede sostenerse el Nuevo Orden Mundial anunciado por Bush y que Obama sigue como hoja de ruta. Miserables.



El testimonio que aporto es doble y viene dado por el profesor belga Pierre Piercinin y el periodista italiano Quirico, del periódico “La Stampa”. A Pierre Piccinin, profesor de Historia y Ciencias Políticas en la Escuela Europea de Bruselas I y Maître de Stages en la Université Libre de Bruxelles (ULB), ya me referí en la segunda entrada que en este blog dediqué a Siria:

SIRIA: SANGRE, FUEGO, MENTIRAS Y CINTAS DE VÍDEO


La odisea siria del profesor Piccinin supera cualquier novela de aventuras, de tal modo que la dilatada peripecia vivida le convierte, posiblemente, en el mejor testigo europeo del horror que el pueblo sirio viene padeciendo desde marzo de 2011. Detenido por la policía secreta del régimen de Damasco por resultar sospechoso, vivió el miedo en sus propias carnes hasta que, tras largas investigaciones, fue puesto en libertad, circunstancia que él aprovechó para, después de una breve estancia en Líbano, regresar a Siria pasar al territorio ocupado por las milicias yihadistas el pasado 6 de abril, que después de un buen recibimiento por considerarlo represaliado por el Gobierno de Al-Assad, lo detuvieron a los dos días de su llegada, compartiendo cautiverio con el periodista italiano del diario “La Stampa”, Domenico Quirico.


El profesor Pierre Piccinin, con la mirada ausente, mientras
Emma Bonino abraza a Domenico Quirico 
Después cinco meses de vivir el horror de la experiencia más terrible que quepa imaginar y tras dos intentos de fuga fallidos, ambos consiguieron escapar y salir del infierno sirio, para llegar a Roma el pasado sábado, donde fueron recibidos en el aeropuerto de Ciampimo por Emma Bonino, parlamentaria italiana y Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional en 1998. Sus primeras declaraciones acerca de la autoría del ataque químico ocurrido en Damasco y que sirvió a Obama para ordenar el ataque militar a Siria son claras y terminantes en el sentido de eximir al Gobierno de Bashar Al_Assad de la responsabilidad de tan execrable acto: "Es un deber moral decirlo. No ha sido el Gobierno de Bashar Al- Assad el que ha utilizado el gas sarín u otro gas de combate en las afueras de Damasco. Estamos seguros de ello tras una conversación que hemos escuchado por sorpresa", ha explicado el profesor Pieccinin en declaraciones a varios medios informativos y recogida por el diario “La Libre Belgique”.

Assad not Responsible for Ghouta Gas Attack, Says Freed Hostage Pierre Piccinin:



Quirico, con las penalidades sufridas reflejadas en su aspecto,
recién llegado al aeropuerto romano de Ciampino



El periodista italiano, por su parte, ha dejado claro en declaraciones a la web del diario “La Stampa” que no tiene ninguna prueba sobre la autoría del ataque químico del pasado 21 de agosto. Quirico ha explicado que un día escucharon desde una de las habitaciones donde permanecían detenidos "una conversación en inglés vía Skype entre tres hombres". "En el transcurso de esta conversación los hombres decían que la operación con gas en los dos barrios de Damasco fueron cometidos por rebeldes por provocación, para empujar a Occidente a reaccionar".

El profesor Piccinin también se ha referido en sus declaraciones a la violencia extrema padecida durante su secuestro, que ha definido como “una odisea terrorífica a través de toda Siria”. En su entrevista ha contado las muchas humillaciones que ha padecido entre las que cabe mencionar dos falsas ejecuciones a punta de pistola. Los desmanes de los grupos yihadistas de las más diversas procedencias numerosos son responsables de saqueos, miles de ejecuciones y secuestros, especialmente Jabhat Al-Nusra (JAN) y las Mlicias del Estado Islámico de Irak y Levante (ISIS) que siguen las directrices de Ayman Al-Zawahiri, líder máximo de Al-Qaeda, quien ha instado a los grupos yihadistas a que busquen la creación de un “califato” en Siria incluso antes de derrocar a Al-Assad. Por todo ello, los periodistas extranjeros para asegurar en lo posible la seguridad en sus movimientos tienen que camuflarse entre los miembros del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), uno de cuyos responsables puntualiza que “han puesto precio a los periodistas, para cuya captura han colocado vigilantes en todas las fronteras”.






Causa pavor que en una entrevista en la cadena ABC realizada el pasado diciembre, el presidente Barack Obama calificara a esta chusma fanática como “legítima representante” del pueblo sirio. A su entrevistadora, la célebre periodista Barbara Walters, Obama explicó que “hemos tomado la decisión de que la coalición de la oposición siria es suficientemente inclusiva, reflexiva y representativa del pueblo sirio que lucha contra el régimen de Assad”.

Se trata de un gran paso”, agregó el presidente norteamericano, refiriéndose a una decisión que se corresponde a acciones análogas realizadas por Gran Bretaña, Francia, España, la Unión Europea y los aliados de Estados Unidos en el mundo árabe, fundamentalmente la petromonarquía saudita y los emiratos del Golfo. Según puntualizó el diario The New York Times, el anuncio implicaba el visto bueno de Washington a los grupos de oposición, que se han unido para desarrollar lo que para Estados Unidos es un “plan creíble de transición” en el caso de que Basher Al-Assad deje el poder.


Coincidente con lo que vengo sosteniendo en mi larga serie de artículos dedicados a Siria, el profesor Piccini afirma que los que por estos pagos llamamos “rebeldes”, son en realidad grupos fundamentalistas islámicos en los que han confluido delincuentes comunes organizados como bandas criminales, algo de lo que ya alertó en julio pasado el Comandante Jefe de la Inteligencia Militar de Israel, Aviv Kochavi, quien añadió que "no solo lo hacen para derrocar al presidente Bashar Al-Assad, sino también para imponer un estado religioso islámico".


Mayor General Aviv Kochabi
Declaraciones del General Aviv Kochavi:


Como nota final quiero recalcar que la presencia de yihadistas llegados para combatir en Siria desde países de habla inglesa, detalle que explicaron a principios de agosto pasado dos periodistas, uno holandés y el otro británico, cuando fueron liberados. El primero, Jeroen Oerlemans contó a los medios holandeses que muchos de los integrantes de la Armada Siria Libre que le capturaron a él y a su colega británico cuando cruzaban la frontera desde el sudeste de Turquía, en un lugar próximo al campo de yihadistas donde fueron retenidos, "tenían acento de Birmingham", añadiendo que en dicho campo no había sirios ya que, al menos, el cuarenta por ciento hablaba en un inglés propio de la Gran Bretaña, mientras que los restantes tenían acentos de Pakistán, Bangladesh y Chechenia.









Para quien quiera abundar en los pormenores de la odisea vivida por Piccinin y Quirico, así como sus valiosos testimonios añado los siguientes enlaces:






Con esta entrada me despido por el momento de los casi vente mil visitantes de cincuenta y cuatro naciones que han accedido a las páginas de mi blog en los últimos meses. Necesito el descanso que me va a regalar la estancia italiana, en donde dedicaré por entero mis horas a serenar mi alma con la contemplación sosegada de los tesoros que guarda el País del Arte, como tan acertadamente llamó a Italia nuestro gran novelista Vicente Blasco Ibáñez.

Muchas gracias por su atención. Arrivederci. A presto!


©  Copyright José Baena Reigal










sábado, 14 de septiembre de 2013

 Siria, pieza clave en la guerra de Estados   Unidos por el control energético global 

Vista de Alepo desde la Ciudadela, 
en noviembre de 2010

Alepo hoy

La denominada “guerra fría” presentó un característica muy destacada, consistente en que las dos grandes potencias en litigio, Estados Unidos y la Unión Soviética, nunca se enfrentaron militarmente entre ellas mismas, sino que lo hicieron indirectamente, participando en guerras ajenas en las que apoyaron a una de las partes en conflicto. En este sentido hay que entender las palabras del profesor Michael Clarke cuando dijo: “Hay guerras que las buscas tú y hay otras que te las buscan, y el caso de Siria está entre las segundas”.

Casi sobra decir, después de lo que llevo escrito a este respecto, que hoy en día esto es lo que viene sucediendo en Siria, como poco antes tuvo lugar en Libia y hace pocos años en la República de Georgia, donde en 2008 Rusia se enfrentó militarmente con su antiguo estado asociado, que contó con el apoyo de Estados Unidos y de algunos de sus aliados europeos. De este modo, cabe afirmar que hoy en día Siria es un teatro donde potencias extranjeras ensayan militarmente sus capacidades, tal como ocurrió en la guerra civil española poco antes de la Segunda Guerra Mundial. Recordemos que Siria es un enclave de primer orden en el Medio Oriente, cuyo territorio comparte fronteras estratégicas con Turquía, Irak, Israel, Jordania y Líbano, es decir que se encuentra situada, para su desgracia, en el lugar donde se desarrollan los mayores enfrentamientos del mundo actual.


Con estos antecedentes es fácil de entender lo que declara Ghassan Abbas, que “el conflicto no es entre sirios, sino de intereses internacionales”, por lo que puede hablarse de una "guerra por encargo". Existe un extendido mito consistente en que el intervencionismo occidental en Siria, concretado en el papel desempeñado por Estados Unidos y otras naciones occidentales, ha sido el de reforzar elementos moderados, dentro de una amplia coalición contra el Gobierno sirio de el presidente Bashar Al-Assad, para luchar a favor de la libertad secuestrada por un régimen tiránico. Dentro de esta tosca escenificación, y en fecha tan reciente como el 28 de febrero de este año, el Secretario de Estado, John Kerry, reconoció por primera vez que Estados Unidos estaba enviando “ayuda no letal” a la oposición Siria, posición que ha mantenido públicamente en sus posteriores llamadas para duplicar la ayuda a los piadosamente denominados "rebeldes sirios" y llegar a la meta de más de mil millones de dólares en ayuda internacional, fondo al que el gobierno de España viene contribuyendo casi a hurtadillas, como he dejado escrito en las entradas anteriores que en este blog vengo dedicando al examen del holocausto sirio.


Dentro de este programa, la CIA aumentó durante los últimos meses sus envíos de armas y municiones a los yihadistas que operan en suelo sirio a partir de bases secretas localizadas en Turquía y Jordania, según reveló el diario The Washington Post. Aunque los primeros envíos de material bélico consistieron en armas ligeras y municiones, según el diario Der Spiegel, EE.UU ha venido usando a Arabia Saudita como país intermediario para entregar también a los rebeldes sirios misiles tierra-aire de corto alcance de tipo MANPADS, (misiles portátiles que pueden alcanzar aviones o helicópteros que vuelen a baja altura y que ya fueron utilizados en 1.980 por los muyahidines afganos contra las tropas soviéticas), a pesar de que entre las cancillerías europeas existen temores fundados a que dicho sofisticado armamento pueda ser utilizado posteriormente por los fanáticos del salafismo wahhabísta contra los intereses occidentales, la información controlada ha soslayado este detalle para evitar que los ciudadanos europeos tomen conciencia del peligro efectivo asumido por los respectivos gobiernos sin su consentimiento.



Es un hecho que, por lo menos desde comienzos de 2012, la CIA ha estado enviando grandes cargamentos de armas a Siria a través de apoderados regionales, sin que quepan dudas a estas alturas de que una buena parte de estas remesas han caído en manos de los militantes sunitas extranjeros afiliados a Jabhat Al-Nusra, un grupo catalogado como terrorista por el propio gobierno de Washington y vinculado a Al-Qaeda, que ha emergido como la principal fuerza militar entre los combatientes, según reconoció el diario The New York Times del 8 de diciembre de 2012.

        Los yihadistas celebran el derribo de un caza gubernamental

En un comunicado oficial del Departamento de Estado estadounidense, fechado el 11 de diciembre del año pasado, se documenta cómo “desde noviembre de 2011, el Frente Al-Nusrah se atribuyó casi seiscientos ataques, más de cuarenta atentados suicidas y operaciones con armas y artefactos explosivos improvisados en los centros de las principales ciudades que controlan… [donde] numerosos sirios inocentes han muerto”. El objetivo final es el señalado por Abu Thuta, miembro destacado de Al Qaeda en Irak, en una entrevista publicada por The New York Times: “Nuestra gran esperanza es formar un estado islámico con Siria e Iraq para los musulmanes y luego anunciar nuestra guerra contra Irán e Israel y luchar por una Palestina libre”. Avisados estamos.


Yihadistas sirios toman el control del distrito de Saleheddine, al Norte de Alepo   

Atentado terrorista en Damasco el 12 de julio de 2013

Asímismo, The New York Times publicó el pasado 27 de abril que la relación entre la ayuda occidental y la fuerza del frente Al-Nusra es intencional y de carácter estratégico, confirmando que la oposición siria está dirigida enteramente por grupos afines o totalmente vinculados a Al-Qaeda. El informe también señala claramente que “en ninguna parte de Siria [que está] controlada por los rebeldes existe en realidad un fuerza de combate secular... ya que Al-Nusra se ha responsabilizado de una serie de atentados suicidas y es el grupo preferido por los yihadistas extranjeros llegados a Siria”. El grito de guerra de estas hordas asesinas es “Cristianos a Beirut, alauitas a la tumba”. Todas las minorías sirias saben que cumplirán con saña sus amenazas si el régimen de Al-Assad llegara a derrumbarse, por lo que la huida masiva ha sido su única opción conforme la ofensiva yihadista ha ido consolidando su poder fanático en los territorios que ha ido incorporando. 

Yihadistas ondean su bandera negra en el entierro de un compañero caído en Alepo

Soldados del Ejército sirio celebran la toma de Homs el 30 de julio de 2013

Independientemente del carácter de las protestas coincidentes con la denominada “primavera árabe” en marzo de 2011, el conflicto sirio se ha convertido en una guerra de poder regional entre militantes yihadistas equipados y capacitados por Occidente y un régimen estigmatizado por sus vinculaciones de amistad con la Rusia de Putin, lo que le convierte automáticamente en enemigo frente a las pretensiones hegemónicas de Washington. Hay escasas pruebas que sustenten las afirmaciones de Estados Unidos y sus aliados de que alguna vez hubo alguna facción secular moderada entre la oposición militar al régimen de Damasco, mientras que, por el contrario, los datos demuestran abrumadoramente cómo, a sabiendas, las naciones occidentales vienen equipando a militantes extremistas que se caracterizan por su extremada violencia contra la población civil siria, sobre todo si se trata de no sunitas o de las minorías cristianas.


Un soldado del Ejército sirio recoge los restos de una imagen de la Virgen
destrozada por el fanatismo yihadista
El asesino Saud Fayez Al-Houeili Al-Ajami
 y el niño de cinco años por él degollado

Los motivos para la violenta incursión planeada por Washington aparecen, como era de esperar, arraigados en intereses geoestratégicos y no humanitarios. Irán firmó recientemente un acuerdo de 10.000 millones de dólares para construir un gaseoducto con Siria e Iraq —rechazado vehementemente por Estados Unidos— para conducir los hidrocarburos iraníes hasta el Mediterráneo, un proyecto en que participaría Rusia, que viene intentando ampliar su influencia en el desarrollo de la industria energética de la región para diversificar su propio abastecimiento de crudo.

Un informe publicado el 2 de enero por la experta en energía Ruba Husari del “Centro Carnegie sobre el Medio Oriente”, observa que aunque Siria no es al día de hoy gran productora de petróleo o gas, su localización “ofrece acceso a entidades sin litoral mediterráneo en busca de mercados para sus hidrocarburos y a los países que buscan llevar sus crudos a Europa sin tener que pasar por Turquía”, así como las “nuevas oportunidades que surgirían bajo un nuevo régimen sirio”.



Estas “nuevas oportunidades” inmediatas, que impulsan la intervención occidental, incluyen el acceso sin trabas al desarrollo energético de la región otorgado a las corporaciones occidentales un papel hegemónico, proceso puesto en marcha hace varios meses en virtud del cual la Unión Europea ha levantado las sanciones a Siria para comprar el crudo procedente de los mismos yacimientos petrolíferos sirios que han sido usurpados al Estado por las fuerzas de Al-Nusra, proporcionando de este modo a los yihadistas fuentes de financiación autónomas. Los analistas coinciden en señalar que la estrategia a largo plazo pasa por aislar y debilitar al régimen iraní mediante la eliminación de un importante socio regional, Siria, despejando así el camino para imponer el control estadounidense sobre las extensas reservas de energía que abarcan desde la cuenca del Caspio hasta el Golfo Pérsico.

La rancia y mentirosa retórica de las naciones occidentales sobre la promoción de los derechos humanos y la democracia carecen de credibilidad ante lo que sabemos que vienen sucediendo en Siria. Lo que está en marcha es una descarada intervención a la que el respeto por los derechos humanos sirve como cortina de humo para dejar en segundo plano a las víctimas inocentes provocadas por la agresión exterior a Siria.

En esta línea aparece el artículo que transcribo a continuación, publicado en junio de este mismo año, en el que el profesor brasileño Moniz Bandeira analiza muy documentadamente cómo y por qué Occidente y las monarquías del Golfo se han propuesto acabar con el régimen sirio, aunque sea a costa del horror sin nombre que, en una campaña propagandística eficazmente planeada y minuciosamente ejecutada, los medios de información occidentales atribuyen casi en exclusiva al régimen del presidente Bashar Al-Assad.

Luis Alberto de Vianna Moniz Bandeira es un reconocido escritor e historiador, con acreditada trayectoria como profesor universitario, catedrático del Departamento de Historia de la Universidad de Brasilia (actualmente jubilado), y profesor invitado en diversas universidades, como las de Heidelberg, Buenos Aires o Sao Paulo. Tiene una extensa obra escrita, siendo sus publicaciones más recientes As Relações Perigosas: Brasil-Estados Unidos. De Collor a Lula. (2004) y Formação do Império Americano (Da Guerra contra a Espanha à Guerra no Iraque), editada en 2005.


La insurgencia contra el régimen sirio, apoyada por Occidente

Parece una locura que la oposición alzada en Siria, desde el 26 de enero de 2011, siga desarrollándose y se desdoble desde hace más de un año en forma de lucha armada, a pesar de la dura y sangrienta represión ejercida por el gobierno de Bashar Al-Assad. Pero, como dijo Polonio sobre el comportamiento de Hamlet, "aun cuando es locura, hay método en ella". A pesar de la existencia de condiciones objetivas y subjetivas en las sublevaciones que han ocurrido y ocurren en los países árabes, el cartel de las potencias industriales de Occidente, encabezadas por Estados Unidos y sus socios de la Unión Europea, desarrollaron una ecuación, de gran amplitud económica, geopolítica y geoestratégica, especialmente visible tras las revueltas de Libia y Siria, que se iniciaron en 2011.

Estados Unidos y las restantes potencias occidentales quieren tomar el control del Mediterráneo, aislar políticamente a Irán, país aliado de Siria, y limitar la influencia de Rusia y China en el Próximo Oriente. Rusia opera desde 1971 en el puerto de Tartus (Siria), y tenía en proyecto su reforma y ampliación como base naval en 2012, para que pueda recibir grandes buques de guerra y de este modo asegurar su presencia en el Mediterráneo. Según parece, Rusia también planeaba instalar bases navales en Libia y el Yemen. Por eso, financiar desde el año 2005 a la oposición siria tiene como objetivo desestabilizar y derrocar el régimen de Al-Assad, que representa un obstáculo para evitar la profundización de las relaciones sirias con Rusia.




Vista aérea del puerto de Tartús

La caída del régimen de Damasco, tras el derrocamiento de Muammar Gadafi en Libia, eliminaría la presencia de Rusia de sus dos bases navales (Tartus y Latakia), cortaría las rutas de suministro de armas para las organizaciones pro chiíes de Hezbollá en el Líbano y de Hamás en Palestina, detendría el progreso de China respecto a las fuentes del petróleo y aislaría a Irán hasta estrangularlo. El resultado de la ecuación, al modificar por completo el equilibrio de fuerzas en el Oriente Próximo, sería el establecimiento por Estados Unidos y de sus socios de la Unión Europea en una situación de unafull-spectrum dominance, es decir, de supremacía completa, territorial, marítima, aérea y espacial, así como la posesión de todos los activos energéticos mediterráneos.
Base Naval de Rota (Cádiz)

Con el objetivo de controlar el Mediterráneo, Washington y Madrid firmaron un acuerdo, hecho público el 5 de octubre de 2011, mediante el cual la base naval de Rota, en Cádiz, deberá albergar cuatro destructores equipados con misiles de defensa (DMO) de la Marina de EE.UU., atendidos por un contingente de unos mil cien militares y un centenar de civiles, integrados en el sistema defensivo de la OTAN, bajo el pretexto de prevenir ataques con misiles balísticos de Irán y Corea del Norte. Esta instalación irá acompañada de otros sistemas en Rumanía, Polonia y Turquía. Y el derrocamiento del régimen de Assad es crucial para resolver con éxito la ecuación planteada.



Los aliados occidentales saben que no pueden aplicar la misma estrategia a Siria que a Libia por medio de la OTAN, mediante una extrapolación ilegal de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. De ahí que el apoyo a la insurgencia en Siria y el sistema de defensa antimisiles, desplegado en España, indican que el verdadero objetivo es Rusia, que sigue siendo considerada por EE.UU. como el gran rival, razón por la cual Moscú y Pekín vetaron una resolución del Consejo de Seguridad contra el régimen de Al-Assad. El derrocamiento de éste, después del de Gadafi, implicaría un control completo sobre el Mediterráneo. Eso si los yihadistas islámicos no llegaran a hacerse con el poder en Siria, como ya lo han hecho prácticamente en Libia y probablemente lo harán en Egipto.

La insurgencia en Siria lleva implicados intereses con matices diferentes, tanto políticos como religiosos para los países de la región (Turquía, Arabia Saudí y Qatar). Todo indica, sin embargo, que la conquista de las fuentes de energía del Mediterráneo es una de las razones principales por las que Estados Unidos y sus aliados alientan abiertamente el cambio de régimen. Aunque la producción siria de petróleo es modesta (en torno a 530.000 barriles por día), no se puede descartar este factor, entre otros, como la razón de ser de la sangrienta resistencia concentrada en la ciudad de Homs. Es preciso tener en cuenta todos los factores que operan en la determinación de apoyar a la insurgencia que Occidente ofrece a través de diversos mecanismos, como la guerra psicológica en los medios de comunicación a nivel internacional, en alianza con las monarquías absolutistas de Oriente Próximo.

Planta de gas natural de Ebbla, cerca de Homs, hoy en poder
 de los yihadistas de Al-Nusra

Las reservas de petróleo en Siria se estiman en 2.500 millones de barriles, principalmente ubicadas en la parte oriental del país, cerca de la frontera con Iraq a lo largo del Éufrates, con sólo un pequeño número de campos en la región central. Su ubicación es estratégica en términos de seguridad y de rutas de transporte de energía, cuya integración se esperaba aumentar con la apertura en 2008 del gasoducto Arab Gas Pipeline y la inclusión en el mismo de Turquía, Iraq e Irán. Siria ha construido un sistema de oleoductos y gasoductos controlados por la estatal Syrian Company for Oil Transportation (SCOT) para conducir petróleo crudo y refinado hasta el puerto de Baniyas, ubicado a 55 km al sur de Latakia y a 34 al norte Tartus, donde se encuentran las dos bases navales de Rusia.

En febrero de 2012 los terroristas de Al-Qaeda atacaron y destruyeron la mayor refinería de Siria, ubicado en Bab Amro, un distrito situado a 10 km al oeste del centro de la ciudad de Homs, en la que se concentra la oposición al régimen sirio. La refinería está conectada, por medio de un oleoducto inaugurado en 2010, con los campos petroleros situados en el este de Siria, la estación de Tel Adas y el puerto de Tartus.


Contemplando cómo arde un oleoducto en la zona de control yihadista
El interés de las potencias occidentales apunta, sobre todo, a los activos energéticos situados en el mar de la región. Según el ministro de Petróleo y Recursos Naturales de Siria, Sufian Allaw, estudios científicos modernos indican la existencia de enormes reservas de gas natural, estimadas en 122 billones de pies cúbicos, y de petróleo, de alrededor de 107.000 millones de barriles a lo largo de la plataforma marina de Siria. Varias compañías han anunciado recientemente que han descubierto grandes reservas de petróleo y gas, pero la exploración se ve complicada por las tensiones existentes entre los países de la región.

Las reservas en aguas profundas del Mediterráneo oriental, cerca de la costa de levante, se extienden a lo largo de 193 kilómetros de la costa de Siria, Líbano e Israel. Estos datos se conocen desde 2010. Desde entonces, el Gran Juego en la región se ha intensificado dramáticamente con el descubrimiento en la zona económica exclusiva de Israel, en su costa levantina, de un campo gigante de gas natural llamado Leviatán. Los geólogos del US Geological Survey, de EE.UU., estiman que la zona que cubre las costa de Israel, Líbano y Siria, contiene reservas susceptibles de ser explotadas gracias a las tecnologías actualmente disponibles.



Líbano cuestionó en la ONU la explotación de estas reservas, por cuanto se extienden hasta su zona económica exclusiva, pero el gobierno de Israel no está dispuesto a conceder ni siquiera "una pulgada", como afirmó su ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman. Por su parte, la compañía petrolera estadounidense Nobler Energy, con sede en Houston, Texas, anunció en febrero de 2012 el descubrimiento en Tanin, a 13 millas al noroeste del campo de Tamar, en las costas de Israel, de otro yacimiento de gas natural, en una prospección realizada a una profundidad entre 18 a 212 pies.

Según las estimaciones realizadas, los yacimientos de gas natural en la cuenca de Levante son de unos 3,5 billones de metros cúbicos. Los hallazgos en la zona económica exclusiva de Israel, los campos de Marie B, Gaza Marine, Y, Leviatán, Tamar y Dalit sumaban, según datos del año pasado, 800.000 millones de metros cúbicos de gas. La exploración del campo Leviatán I había llegado en 2011 a 5.170 metros de profundidad. En este punto, los depósitos de gas natural se estiman en 16 billones de metros cúbicos. En el nivel de 7.200 metros se estima una reserva adicional de 250 millones de metros cúbicos más. Los grandes descubrimientos de Nobler Energy, que opera en la zona económica exclusiva de Israel, se estiman entre 900.000 millones y 1,4 billones de pies cúbicos de gas. Además de estas reservas de gas, existe la posibilidad de que existan depósitos de unos 4.200 millones de barriles de petróleo.

Nobler Energy declara el incremento del dividendo en octubre de 2012
http://www2.prnewswire.com.br/releases/es/noble-energy-declara-incremento-del-dividendo/31174



Estas enormes reservas de petróleo y gas a lo largo de Grecia, Turquía, Chipre, Siria, Líbano e Israel son de vital importancia económica, política y geoestratégica, ya que pueden alimentar directamente a Estados Unidos a y la Unión Europea evitando las amenazas de interrupción en el Golfo Pérsico, donde en la actualidad circulan millones de barriles de petróleo transportados por buques y oleoductos. La disputa de estas fuentes de gas y petróleo de la cuenca levantina representa también un factor de conflicto geopolítico entre Turquía y la República de Chipre, así como entre Israel y Líbano, todo lo cual muestra el grado de relevancia estratégica de la cuenca de Levante, que se extiende desde el mar de Libia hasta Siria.

El 24 de marzo de 2011, el ministro de Petróleo y Recursos Minerales y la General Petroleum Corporation (GPC), empresa estatal de Siria, anunciaron la apertura de una licitación internacional para la explotación y producción de petróleo, ofreciendo tres bloques (I, II y III), cada uno de 3.000 kilómetros cuadrados y una extensión total de 9.038 kilómetros cuadrados, localizados en alta mar, frente a la costa sobre la que Siria ejerce su soberanía. Tal anuncio entusiasmó a las compañías petroleras, al abrir la posibilidad de acceso a los hidrocarburos de una zona poco explorada y considerada como la verdadera frontera de explotación de petróleo en el Mediterráneo.

Si las rivalidades basadas en la explotación de las fuentes energéticas no fuera bastante, Siria es también escenario donde los enfrentamientos no son sólo de raíz política o geopolítica, sino también de índole religiosa en tanto en cuanto la estrategia de Arabia Saudita, Qatar y los Emiratos árabes consiste en establecer en Damasco un poder sunita de signo wahabitae, para lo que es preciso eliminar la administración alauita (una rama del chiismo) que hoy gobierna en Damasco. En esta peculiaridad está el trasfondo religioso de la lucha armada contra el régimen de Bashar Al-Assad. En esta vertiente del Gran Juego aparecen en conflicto los intereses hegemónicos de Turquía en la región, los de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y los de sus aliados de la Liga Árabe. A estas alturas, no cabe la menor duda de que la insurgencia contra el régimen sirio cuenta con el apoyo, materializado en armas y dinero, de las potencias occidentales y de sus aliados en el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), las seis monarquías más reaccionarias y absolutistas de Oriente Próximo, entre ellas la tiranía teocrática wahabita del rey Abdullah bin Abdul Aziz Al-Saud, de Arabia Saudí, y su aliado, el emir de Qatar, jeque Hamad bin Khalifa Al-Thani.                         



La situación actual de Siria viene reflejada, mejor que por cualquier discurso, por la horripilante foto publicada por la revista que muestra la decapitación de un soldado sirio esposado a manos de los yihadistas de Al-Nusra, grupo terrorista vinculado a esa galaxia vaporosa que es Al-Qaeda.

Mientras Estados Unidos, sus aliados de la OTAN y las petromonarquías del Golfo sigan apoyando con armas y dinero a los yihadistas, el holocausto sirio proseguirá hasta la destrucción completa del país. La acordada eliminación del arsenal químico es una simple maniobra de distracción mientras los yihadistas persistan en sus brutales acciones de extermino y puedan volver a utilizar las armas químicas para provocar el buscado ataque militar estadounidense, ahora nuevamente aplazado gracias a la brillante intervención de la diplomacia rusa.



©  Copyright José Baena Reigal









sábado, 7 de septiembre de 2013

La guerra es la paz. 
La libertad es la esclavitud. 
La ignorancia es la fuerza.


U.S.A. Pandemonium Corporation

                   No he de callar, por más que con el dedo,
                   Ya tocando la boca, ya la frente,
                   Me representes o silencio o miedo.
                   ¿No ha de haber un espíritu valiente?
                   ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice?
                  ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?

                                              Francisco de Quevedo


"La guerra es la paz. La libertad es la esclavitud. La ignorancia es la fuerza". Estos axiomas con los que George Orwell caracteriza al Estado totalitario universal, que anticipa en su genial novela “1984”, resumen de manera exacta y escalofriante la pestilente avalancha informativa que desde hace días ensucia las páginas de nuestros principales diarios y enmierda las pantallas de nuestros televisores, que vomitan con insistencia tóxica la presunta utilización de armas químicas por parte del Ejército sirio contra la población civil, cuando todas las evidencias y la lógica más elemental apuntan a que se trata de una maniobra, otra más, montada por los yihadistas de Al-Qaeda patrocinados y protegidos por el gobierno de Washington, sus vasallos de la OTAN, empezando por España, y las petromonarquías árabes sunitas, encabezadas por Arabia Saudita y Qatar, en las que los derechos humanos no alcanzan siquiera un nivel propio de la Edad Media.



Como escribió en el diario ABC hace un par de semanas Juan Manuel de Prada, escritor confesadamente católico y nada sospechoso de izquierdismo, con valentía que le honra:

“Empecemos por aclarar que en Siria no hay ninguna guerra civil. Los llamados «rebeldes sirios» no reclaman reformas ni acaudillan ninguna «revolución popular». Los llamados «rebeldes sirios» no son sino mercenarios y terroristas reclutados en los parajes más variopintos del atlas, financiados desde Qatar o Arabia Saudita y con frecuencia adiestrados por los propios Estados Unidos, que les llevan prestando apoyo logístico –al igual que Israel– desde que comenzara el conflicto. Enfrente de ellos se halla un régimen de corte dictatorial que, al igual que ocurría con Sadam Husein en Irak o con Gadafi en Libia, se distingue por ejercer la tolerancia con las comunidades cristianas y por defender los barrios en los que se asientan de los sanguinarios ataques de los «rebeldes», que no pierden ocasión de cometer las atrocidades más espeluznantes contra los cristianos. Si esta chusma no hubiese recibido incesantes refuerzos, financiación y suministros de armas desde el exterior, la guerra en Siria habría sido atajada hace tiempo”.


Yihadista cargado con dos morteros en Raqqa, el pasado 3 de septiembre

Joven yihadista del frente Al-Nusra en la ciudad de Alepo


“La intervención en Siria fue diseñada hace mucho tiempo, a modo de prólogo al ataque a Irán, que es la pieza que en última instancia se pretende abatir. Las razones que se alegaban para justificarla eran, sin embargo, tan inconsistentes y la calaña de la chusma que combate a Assad tan repugnante que tal intervención se había tenido que aplazar. Pero el peligro de colapso inminente del dólar ha exigido urdir ahora esta engañifa tan burda. Por aceptar euros a cambio de petróleo fue derrocado Sadam Husein; por pretender crear una divisa africana fundada en el patrón oro –el dinar– fue liquidado Gadafi; por pretender desligar las ventas de su petróleo del dólar, Irán se ha convertido en la bicha de los americanos. El problema de fondo es que el dólar, la moneda de reserva mundial desde Bretton-Woods, está cada vez más desprestigiada; con una deuda pública mayor que todos los países de la Unión Europea juntos, cada dólar que imprime Estados Unidos es, a estas alturas, papel mojado. El colapso del dólar sólo se podrá dilatar mientras se mantenga como divisa de las transacciones internacionales de petróleo; en cuanto un grupo de países empezase a comerciar en otra divisa, Estados Unidos iría a la bancarrota. La intervención en Siria es tan sólo un subterfugio para desestabilizar aún más la zona y justificar una ofensiva contra Irán”.








Juan Manuel de Prada tituló su artículo de la manera más gráfica y políticamente incorrecta posible “Chusma”. Yo no encuentro mejor palabra para designar la bajeza moral de la gentuza que ocupa los puestos claves del poder en las sociedades occidentales, empezando por España, y como a él, no me importa ser señalado o vituperado por decir la verdad. Tampoco importa que no esté de acuerdo con sus convicciones religiosas más profundas, pero si estas le sirven de soporte para escribir a contracorriente, solo puedo escribir: “chapó, don Juan Manuel”. Porque, en un sentido profundo, que ninguna descalificación putesca podrá borrar jamás, en nuestros días se han hecho tan ciertas y verdaderas como la verdad misma las anticipadoras palabras de Orwell: “En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario”.


George Orwell

Como Orwell desvela en “1984”, el acto esencial de la guerra es la destrucción, no solamente de vidas humanas, sino de los productos del trabajo. En su genial obra de anticipación, para el Partido Interior que controla el Poder en la sociedad totalitaria que describe, la guerra es una manera de volatizar los bienes que en una paz constante podrían emplearse para que las masas gozaran de mejores oportunidades y, con ello, se convirtieran en entes pensantes, demasiado inteligentes y, por tal motivo, peligrosos para las minorías que detentan su control. Aunque las armas no se destruyan, no deja de ser un método conveniente para generar trabajo sin producir nada que sirva para el consumo. En una fortaleza flotante, por ejemplo, se emplea el trabajo que hubiera sido necesario para construir varios centenares de barcos mercantes. Cuando se queda anticuada, y sin haber producido ningún beneficio material para nadie, se construye una nueva gracias a enormes inversiones y un gran acopio de mano de obra. En principio, el esfuerzo bélico se planea para consumir todo lo que sobre después de haber cubierto unas mínimas necesidades de la población. La atmósfera social generada por la propaganda constante que se sirve a modo de información, es la de una sociedad sitiada en la que la idea de estar en guerra contra un enemigo virtual favorece y justifica la entrega de todo el poder a una reducida casta de tal manera que la usurpación parezca condición natural e inevitable para sobrevivir.



Al final de su segundo mandato, el 17 de enero de 1961, el presidente Eisenhower fue el primero en denunciar el gran peligro que para la sociedad estadounidense representaba el influyente entramado incrustado en la vida política norteamericana al que por primera vez denominó "complejo militar-industrial". Sin duda, Eisenhower sabía mejor que nadie a lo que se refería, dada su condición de militar, cuando dijo:

“En las asambleas parlamentarias hemos de guardarnos del crecimiento de influencia, tanto patente como oculta, del complejo militar-industrial. El riesgo de que un poder en manos de personas equivocadas crezca desastrosamente existe, y seguirá existiendo también en el futuro. No hemos de permitir nunca que el peso de esta mezcla de poderes ponga en peligro nuestras libertades o los procesos democráticos. Y tampoco hemos de dar nada por descontado: solo los ciudadanos vigilantes y bien informados pueden imponer la equidistancia entre la enorme máquina militar-industrial y nuestros métodos y objetivos pacíficos, para que la seguridad y la libertad puedan prosperar juntos”.

Eisenhower y el poder de las armas:



Punto por punto, y con una exactitud que sobrecoge, esta es la política que viene desarrollando Estados Unidos, hasta el extremo de que la guerra ha llegado a ser un elemento estructural de su economía, convirtiéndose en la principal fuente de ingresos para sostener el enorme peso de una Deuda externa que con Obama, precisamente, ha alcanzado tal nivel de pánico que amenazó con su impago hace escasas semanas.

http://www.mundiario.com/articulo/economia/estados-unidos-debe-hacer-frente-a-unos-recortes-que-seran-insuficientes/20130305162623003518.html

Son, pues, razones internas las que han llevado a Obama a mantener en su planes de gobierno el ataque a Siria, que fue decidido por su antecesor, el presidente George Bush, junto a las "intervenciones" en otros seis países, entre los cuales estaban Irak, Afganistán y Libia. Este programa de agresiones "preventivas", que se le llamó muy eufemísticamente "Nuevo Orden Mundial", fue anunciado en Camp David, el 15 de septiembre de 2001, a raíz del oportuno ataque a la Torres Gemelas de Nueva York.


George W. Bush
Vídeo en el que el presidente Bush anuncia el Nuevo Orden Mundial:



Como la imagen de Bush quedó demasiado manchada por la Guerra de Irak, entre otros desaguisados, fue imprescindible fabricar otro muñeco que lo sustituyera para seguir representando el mismo papel de Gran Hermano, tarea que Barak Hussein Obama, un híbrido producto de laboratorio, ungido simbólicamente al inicio de su mandato con el Nobel de la Paz, viene desarrollando con singular eficacia.



El espionaje universal, empezando por las naciones aliadas de Estados Unidos, y el control de la información sobre los asuntos de más candente actualidad son facetas del mismo siniestro personaje, un lobo auténtico que realiza sus fechorías disfrazado con la piel de cordero, con la complicidad de sus gobiernos vasallos. La lista de diez naciones que apoyan el ataque a Siria facilitada por el propio Gobierno estadounidense merece pasar con letras mayúsculas a la Historia Universal de la Infamia, a la que se refirió el gran Jorge Luis de Borges: Australia, Canadá, Francia, Italia, Japón, Corea del Sur, Arabia Saudita, España, Turquía, el Reino Unido y, como es natural, Estados Unidos de América.



Siria: nuestro Gobierno miente hasta cuando dice la verdad

Jorge Luis Borges

La falsedad con la que se pretende justificar el ataque norteamericano se hace presente de forma ominosa a cada minuto que pasa, porque la anunciada agresión a Siria es el corolario final, hasta el día de la fecha, de una muerte largamente anunciada desde las falsas “primaveras árabes” de 2011, que hoy revelan su clara naturaleza de de “primaveras otánicas” y en que las hordas bárbaras de los yihadistas de Al-Qaeda juegan el papel de matarifes a sueldo, financiados por las “democracias” occidentales aliadas (o siervas, según se mire) de Estados Unidos, y las teocracias feudales de la Península Arábiga, que sustentan las dos bazas en las que se asienta el dólar: las guerras controladas con su inevitable apéndice, la fabricación y venta de armas, y el gran negocio energético, en el que a Washington no le basta con mantener su actual poder hegemónico, sino que pretende su control mundial, expulsando del Próximo Oriente a la Rusia de Vladimir Putin. Y para ello las guerras resultan imprescindibles. Si hace apenas unos años alguien me hubiera dicho que, precisamente, Putin iba a convertirse en el principal defensor de los cristianos sirios hubiera llamado a un médico alienista o a la policía. Y que lo haga en defensa de los intereses rusos no menoscaba ni un ápice esta imprevista realidad.


Vladimir Putin

¿Acaso no confesó John Kerry hace unos días con la más absoluta desvergüenza que Estados Unidos actuarán en la defensa de sus propios intereses sin contar con evdencia alguna de que el presunto ataque con gas sarin fuera realizado por el Ejército sirio?



Ver diario El País:


De nada ha valido que la organización WikiLeaks ganara el Premio Amnistía Internacional de los Medios en 2009 por exponer crímenes extrajudiciales en Kenia, o que el año anterior ganase el prestigioso premio del Index on Censorship de la revista The Economist, y otros muchos premios relacionados con los medios de comunicación y la defensa de la libertad de opinión, para que hoy Julian Assange haya sido convertido por Barak Obama en la imagen misma del Gran Traidor, que es preciso silenciar a toda costa porque sus revelaciones ponían en riego las tragaderas de un mundo idiotizado por la propaganda servida como información, pero asentado en la mentira y en la desinformación organizada desde el Ministerio de la Verdad, con sede en Washington, por supuesto. ¿Acaso el soldado Bradley Mannig ha sido condenado a treinta y cinco años de cárcel por un Tribunal de Maryland por facilitar a WikiLeaks información falsa o porque era fidedigna?

Por los documentos divulgados por WikiLeaks sabemos que EE.UU. planeaba derrocar el régimen de Damasco hace ya siete años: 


Julian Assange
Bradley Manning
Edward Snowden

Y si no que se le pregunte a Edward Snowden, el ex-empleado de la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, convertido en remake de “El Fugitivo”, aquella serie televisiva que tanto éxito tuvo en la década de los sesenta con David Janssen en el mítico papel de doctor Kimble. ¿Mintió Snowden en alguna de sus recientes revelaciones acerca del espionaje americano urbi et orbi estadounidense? ¿Su conversión en prófugo y traidor por el sistema americano se debe a que la información revelada es falsa o, por el contrario, que es absolutamente verdadera?



El juicio que me merece Mariano Rajoy ha alcanzado el desprecio absoluto cuando, como era previsible desde que su Gobierno otorgó a los “rebeldes” la condición de representantes exclusivos de Siria, el apoyo a los planes bélicos de Obama, con la sigilosa astucia con la que viene incumpliendo puntualmente su programa electoral desde que fue elegido. Una barbaridad comparable a que un gobierno europeo reconociera a ETA como representante del Estado español.



Ver diario El País:

Mariano Rajoy

La inexorable voluntad de atacar Siria es la mejor noticia posible para los yihadistas que llevan dos años sembrando el terror entre las comunidades cristianas de siria en los territorios ocupados por estos ejecutores mercenarios de Al-Qaeda cobra, precisamente en el día de hoy, su faz más siniestra e indignante después de conocer el ataque a Malula, enclave cristiano donde se encuentra el Monasterio de Santa Tecla, por el Frente Al-Nusra, catalogado el pasado diciembre por Estados Unidos como organización terrorista vinculada a Al-Qaeda y una de las facciones mejor organizadas y efectivas de la oposición armada siria, responsable de numerosos ataques de corte suicida, muchos de ellos contra barrios o localidades de población principalmente cristiana.

Ver información publicada en el diario El País:


Malula. Monsaterio de Santa Tecla
Iglesia en el Monasterio de Santa Tecla

Chavales ejecutados con las manos atadas por pertenecer a familias
 partidarias del Gobierno de Damasco
Los cristianos sirios apoyan al régimen laico de Al-Assad


Kurdos en apoyo de Al-Assad

Ni a Obama ni a Mariano Rajoy parecen preocuparles en absoluto, que como pronostica Sami Naïr en su columna de El País, si el estado-nación se derrumba en Siria, cabe como muy probable una “wahabización” de consecuencias imprevisibles, quien concluye que al caos iraquí, seguido por el desastre sirio, puede sucederle una guerra contra Irán. Y Estados Unidos ya tiene el dedo en el gatillo.

Artículo de Sami Naïr en el diario El País:


Al Comité Noruego que concede los Premios Nobel de la Paz hay que exigirle que retire la concesión de este galardón que tan precipitadamente e inmerecidamente concedió a Obama, a no ser que acepte como propio el lema orwelliano de que “la guerra es la paz”.



Aunque haya sido objeto de mi crítica cuando lo he considerado merecedor de ella, hoy no puedo menos que reconocer y agradecer al Papa Francisco que, abandonado la tibia postura que ha venido manteniendo acerca del conflicto sirio, haya por fin levantado su voz y se haya dirigido a los líderes mundiales reunidos en San Petersburgo para que eviten una solución militar y procuren una salida negociada al holocausto sirio.



Papa Francisco

Sirios partidarios del Gobierno de Damasco marchan a la Plaza de San Pedro
 para asistir a la vigilia
"¡Que se eleve fuerte en toda la Tierra el grito de la paz!", exclamó el papa Francisco, cuando convocó a todo el mundo para que asistiera este sábado en la Plaza San Pedro a la jornada de ayuno y oración por Siria.


Que así sea.

©  Copyright José Baena Reigal